viernes, 13 de abril de 2012


ELEMENTOS PARA LA CONSTRUCCIÓN
DE LA PROPUESTA DE INTEGRACIÓN DESDE LOS PUEBLOS PARA SUMAK KAWSAY

CONTENIDOS PARA EL ACUERDO COMERCIAL PARA EL DESARROLLO DESDE EL ANÁLISIS Y DEBATE DE LA NUEVA CONSTITUCIÓN EN LA PERSPECTIVA DEL BUEN VIVIR

Presentación

            Hoy en día, a los pueblos de Nuestra América, nos resulta evidente que la implementación del neoliberalismo en el mundo ha promovido un modelo de producción sistemática de miseria planetaria. 
            Que su buque insignia, “la liberación de los mercados”, camina con la guerra, la violencia y el exterminio social,  político, económico y cultural de pueblos y naciones. Que el libre comercio camina a contrapelo de la soberanía, los derechos humanos y la democracia.
            Pero también, ahora que ya estamos sintiendo y viviendo la catástrofe ecológica planetaria causada por este modelo civilizatorio de vida, que para vivir tiene que matar constantemente, hemos tomado consciencia de que su paradigma del desarrollo infinito es un mito ideológico, que no es posible, puesto que el ser humano y la naturaleza son finitos, y que este sistema-mundo tan sólo nos asegura el final de la vida en el planeta; y que, por ello, nos encontramos ante una encrucijada histórica y humana por la acción de fuerzas empresariales transnacionales que han sucumbido a su voracidad y que nos han engañado en nombre de los ideales más nobles de todas las culturas humanas, adulterando y corrompiendo sus significados.
            La crisis ecológica por la que estamos atravesando, es de tal magnitud que actualmente nos encontramos ante la disyuntiva de sucumbir ante los designios del gran capital o salvar la vida en el planeta acabando con el capitalismo, lo que nos indica que otro mundo no sólo es posible sino más necesario que nunca.
            Frente al dilema de continuar por el camino de la civilización occidental y su cultura de muerte, los pueblos de América Latina nos revelan y ofrecen oportunidad de abrazar el camino de respeto y armonía con la naturaleza, reconociéndonos como parte de ella y construir una nueva sociedad del Buen Vivir con su cultura de la vida.
            El neoliberalismo y su correlato el desarrollo han penetrado en todos los espacios del ser humano y de la naturaleza, mercantilizando la vida y reduciéndola a un conjunto de cifras, en rojo y negro, ganancias y pérdidas, de una contabilidad que se mueve con la ilusión del progreso infinito.  Cuando se persigue exclusivamente la ganancia, desaparece toda moral, y toda consideración ética queda subordinada a la acumulación, en este sentido el desarrollo funciona como una exclusión y un privilegio que ni siquiera expresa necesidades humanas, menos naturales, sino codicia y voracidad corporativas; y, por esto, a los dueños del mercado y el capital nada o muy poco les importa la naturaleza y la humanidad.

            Ahora, los pueblos del mundo sufrimos el peso de la multiplicidad de  crisis  que nos agobian: crisis climática, financiera, alimentaria, energética, ecológica, espiritual  que no son sino manifestaciones del brutal imperio del mercado y del carácter unicultural genocida y ecocida del modelo civilizatorio neoliberal que ha impuesto a sangre y fuego su dominio en casi todo el planeta y cuyas principales resultados han sido: la transferencia de enormes cantidades de riqueza pública a manos privadas, el letal incremento de las distancias entre los desmesuradamente ricos y los inmensamente pobres, el fundamentalismo de la cultura occidental y la agresiva vigilancia, criminalización y represión de las diferencias y las luchas sociales


Documento completo: https://docs.google.com/open?id=0B9o6rEg7TF-dRTRISHdtM1ltQ3M


No hay comentarios:

Publicar un comentario