lunes, 27 de agosto de 2012

Bogota y Lima, decidiendo Nuestro Futuro: ¡No al tratado de libre comercio con la UE!

Bogotá y Lima, el 05 de Septiembre 2012

Las organizaciones de Derechos Humanos, sindicales, campesinas,
indígenas, afro-descendientes, víctimas de conflicto armado, organizaciones estudiantiles, de mujeres, medioambientales y de desarrollo abajo firmantes deseamos una transformación en las relaciones actuales de la Unión Europea (UE) con América Latina. Defendemos unas relaciones comerciales basadas en la complementariedad y el desarrollo inclusivo de las regiones desde un enfoque de derechos; creemos que el Tratado de Libre Comercio negociado por la UE con Perú y
Colombia, y propuesto para Ecuador y Bolivia, va en una dirección contraria, teniendo en cuenta que:

• Existen diferencias abismales entre las economías y los niveles de desarrollo de Europa y los países andinos. Estas asimetrías hacen que el actor más fuerte, en este caso la UE, pueda imponer sus condiciones en beneficio de sus intereses (particularmente corporativos), aplicando normas que limitan la capacidad de los países para definir su modelo de desarrollo y, en consecuencia, el bienestar de las mayorías tanto en Europa como en los países andinos.

• El acuerdo entre la UE y los países andinos fue negociado antes de la implosión de la crisis europea. En el momento actual, el acuerdo propone medidas - como la liberalización de los servicios financieros- que profundizan el mismo modelo que está en crisis. Con este tipo de medidas, se pone hoy en peligro, además de la economía real, la existencia de los servicios públicos como la salud y la educación.

• El acuerdo profundizaría el modelo minero extractivista y el carácter exportador de materias primas de Colombia y Perú, con graves consecuencias ambientales y sociales, así como sobre los territorios y comunidades locales, que no han sido tomadas en cuenta en el Acuerdo negociado.

• El Acuerdo de libre comercio privilegia la seguridad de los inversionistas en detrimento de los derechos y el desarrollo de los pueblos latinoamericanos. Las disposiciones actuales sobre derechos humanos son inoperantes como lo fueron las que están en vigor actualmente en el marco del SGP+. Además, los beneficios que obtendrían las empresas europeas no se revierten en un mayor bienestar y el cumplimiento de los derechos económicos y sociales para las/los ciudadanas/os.
• Estos acuerdos se negociaron a espaldas de los pueblos afectados tanto de América Latina como de Europa, en medio de conflictos sociales intensos. Y por ende no toman en cuenta sus opiniones, preocupaciones o intereses.  Para ejemplificar lo anterior, algunos ejemplos de los posibles efectos agravantes de los acuerdos negociados dan cuenta de que:
- En Colombia cerca de la mitad de los pueblos indígenas están en vías de extinción debido en gran parte al desarrollo de proyectos económicos (principalmente industrias extractivas y agroindustria) en sus territorios. Según el estudio de impacto encargado por la propia Comisión Europea1, el TLC entre la UE Colombia y Perú tendrá como resultado el aumento de la presión sobre la tierra. Las organizaciones de los pueblos indígenas estuvieron reiteradamente en el Parlamento Europeo denunciando esta situación, pero vemos que sus denuncias no han sido tomadas en cuenta hasta ahora.
- El Tratado negociado amenaza gravemente la soberanía y seguridad alimentaria: se han demostrado los impactos nefastos en el sector lechero para los pequeños productores de los diferentes países2. El impulso a los proyectos de agroindustria y principalmente a la producción de palma y caña, materias primas para agrocombustibles, implica una modificación del uso de los suelos, un debilitamiento del sector campesino y el desplazamiento de comunidades indígenas y afrocolombianas.

- Colombia exporta el 94% de su carbón y la UE es el primer importador. La mayor cantidad de carbón se extrae en los departamentos de Guajira y Cesar. El 67% fue extraído por transnacionales europeas y esta cifra aumentaria si se da más privilegios a los inversionistas, tal como lo prevé el TLC. Colombia es el país con los costos de operación más bajos del continente. De este negocio, a Colombia sólo le queda la afectación ambiental, social y económica. La Contraloría General ha demostrado que las empresas transnacionales no  pagan lo establecido por la ley. Ninguna norma del TLC permite responsabilizar y controlar a estas empresas. Por el contrario, las empresas multinacionales podrán demandar al Estado colombiano si éste se negara a expedir las licencias ambientales para la explotación minera,  argumentando que es una restricción injustificada a la inversión.

- En Perú y Colombia, los proyectos mineros no han tenido adecuadamente en cuenta los impactos ambientales y sociales, como se refleja en los casos de Cajamarca (Perú) y Santurbán (Colombia), ubicados en zonas donde hay nacimientos de agua y han generado el rechazo de las comunidades de la región.

La situación y los impactos de este tratado de libre comercio sobre la población en general y particularmente para las comunidades campesinas, los pueblos indígenas, afrocolombianos y las mujeres, de ninguna manera se resuelven con una Hoja de Ruta limitada y sin fuerza vinculante con los acuerdos. Así mismo, la crítica situación de violaciones a los derechos humanos, violencia antisindical y amenazas contra las y los defensores de derechos humanos continúa existiendo, bajo la complicidad del Estado Colombiano y no ha sido resuelta hasta ahora.
Un informe reciente encargado por el Parlamento Europeo a académicos del Reino Unido3 concluye que “no hay ningún mecanismo específico para el seguimiento de la aplicación de la cláusula de derechos humanos, ni ningún subcomité dedicado a las cuestiones relacionadas con los derechos humanos y la democracia". Igualmente subraya que “en oposición a la posición del Parlamento Europeo, el Acuerdo contiene solo las referencias más limitadas a la responsabilidad social corporativa (como ámbitos de cooperación). Tampoco hace referencia alguna al Convenio nº 169 de la OIT sobre los derechos de los pueblos indígenas y tribales, al que se hace referencia en la evaluación del impacto sobre la sostenibilidad”"
Por estas razones y otras más, nosotras-os como organizaciones de Colombia, Perú y Ecuador, sumándonos así a numerosos sectores, les solicitamos votar por la NO ratificación de este Tratado.

1 "EU-Andean Trade Sustainability Impact Assessment";
http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2010/april/tradoc_146014.pdf

2 "The European Union is the Big Cheese. EU Trade Agreements with Latin America". ALOP, APRODEV, GRUPO SUR. Julio 2010
3 "UNIÓN EUROPEA: «ACUERDO COMERCIAL» CON COLOMBIA Y PERÚ".  Christopher STEVENS y Jody KEAN, Instituto de Desarrollo en Países Extranjeros, Reino Unido Lorand BARTELS, Universidad de Cambridge, Reino Unido Stephen WOOLCOCK, Escuela de Economía de Londres, Reino Unido. 20 de marzo de 2012
http://www.europarl.europa.eu/meetdocs/2009_2014/documents/inta/dv/896/896710/896710es.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario