viernes, 4 de diciembre de 2015

Ecuador ASAMBLEA PLURINACIONAL PERMANENTE DE MUJERES EN RESISTENCIA:


¡¡EXIGIMOS LA LIBERTAD DE PERSONAS DETENIDAS!!
El 3 de diciembre de 2015 pasará a la historia como uno de los días más nefastos para la democracia y los derechos humanos en la historia del Ecuador. El día de ayer, no solo que se aprobaron las llamadas “enmiendas constitucionales” con el voto de una mayoría gobiernista que hizo gala de su actitud servil, antidemocrática y de traición a los mandatos de una Constitución, elaborada y redactada con la participación los sectores populares organizados y con el aporte mayoritario de las y los ecuatorianos. También fue un día en el que se trató de callar la indignación popular con la represión brutal por parte de las fuerzas policiales y militares que actuaron con la orden de Rafael Correa. Como resultado, hoy se encuentran detenidas más de 50 personas, también hay cientos de peronas heridas, golpeadas y con graves lesiones.
El 3 de diciembre fue un día en el que se legitimó el proyecto autoritario y prepotente de Alianza País, que arrasó con los principios democráticos consagrados en la Constitución vigente al aprobar 15 enmiendas con las cuales se echan abajo derechos laborales, principios de participación democrática, y se fortalece un estado represivo con ampliación de tareas de las fuerzas armadas, las cuales desde ayer evidenciaron ya cuál va a ser su función como “agentes de represión de la guerra interna”, como lo manifiestan con cinismo los voceros del gobierno.
El 3 de diciembre fue un día de vergüenza por la actitud de las tres mujeres que dirigen la Asamblea Nacional, que no representan a las mujeres ecuatorianas y que una vez más se pusieron en evidencia como las sumisas y obedientes cumplidoras de las órdenes de un presidente que en incontables ocasiones ha violentado los derechos de las mujeres. Estas asambleístas son las principales responsables de la aprobación de las enmiendas, con la cual se fortalece un régimen funcional a los intereses capitalistas, patriarcales y antipopulares. Estas mujeres no son feministas y no representan nuestras luchas, al contrario, las obstaculizan. La sumisión jamás será un valor, por mucho que las tres mujeres que encabezan la asamblea se empeñen en demostrarlo, con la incomprensión de la realidad y la obediencia al discurso oficial que las caracteriza.
Pero el 3 de diciembre también fue un día importante porque en todas las provincias y en el campo y la ciudad miles de miles de hombres y mujeres de Ecuador nos levantamos con fuerza y con valentía para expresar nuestro rechazo a una Asamblea Nacional que legisla a espaldas de un pueblo.
Las calles y plazas de las principales ciudades del país, las carreteras y puentes, fueron los escenarios de la indignación popular, de la resistencia y de la lucha por defender los pocos resquicios de una democracia que viene siendo vulnerada por el régimen correísta.
A pesar de la brutal represión, la indignación se siente en todo el país y el Ecuador ya no volverá a ser el mismo, porque no hay miedo ni renunciamiento, hay indignación y coraje. Desde ayer, seguiremos en las calles y plazas, desde el campo y en las fábricas, desde todos los espacios, en una lucha persistente para recuperar las conquistas y derechos que nos han arrebatado con alevosía.
La Asamblea Permanente de Mujeres en Resistencia convoca a las mujeres del país a participar con mayor decisión en las jornadas de lucha convocadas por el colectivo unitario de organizaciones sociales y sindicales, invita a levantar la solidaridad con los cientos de manifestantes que sufrieron agresiones, que sufrieron latigazos, ataque de los gases lacrimógenos, balas y golpes de las fuerzas militares, policiales y de las fuerzas de choque amparadas por el gobierno de Correa.
Hacemos un llamado a todo el pueblo a demandar la INMEDIATA LIBERTAD DE LAS PERSONAS DETENIDAS en las jornadas de “la dignidad popular” y a trabajar por fortalecer la UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA, LA JUVENTUD, LOS PUEBLOS INDÍGENAS Y AFRO, INTELECTUALES, PROFESIONALES, CAMPESINADO, PEQUEÑA PRODUCCIÓN, COMERCIANTES, ORGANIZACIONES DE MUJERES Y ORGANIZACIONES FEMINISTAS para echar abajo las enmiendas y trabajar por la consecución de un Ecuador realmente libre y soberano en el que se consagren a plenitud los derechos humanos y la democracia.
Quito, 4 de diciembre de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario