jueves, 10 de marzo de 2016

Por lo que dio la vida Berta Cáceres, se requiere desechar el proyecto criminal de Agua Zarca

No basta el pésame, se requiere desechar el proyecto criminal de Agua Zarca

15 días después de la más reciente denuncia internacional contra los promotores y ejecutores del ilegítimo y destructor proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, en territorio lenca, de Honduras, la alianza del crimen empresarial y la complicidad gubernamental asesina a la compañera Berta Cáceres y hieren al activista mexicano Gustavo Castro.

Berta gozaba de medidas cautelares pues había múltiples intentos previos de agresión, secuestro y asesinato por defender derechos humanos del pueblo Lenca, pero en un territorio y país donde la oligarquía local-trasnacional y las grandes potencias se atreven a montar Golpes de Estado, derrocar presidentes, manipular instituciones y alentar el crimen organizado, las tibias medidas de defensa de los derechos humanos no los intimida.

En la más reciente denuncia de la organización que dirigía Berta COPINH del 20 de febrero pasado se señalaba claramente el peligro de asesinato por parte de los sicarios de la empresa Desarrollos Energéticos, S.A.

DESA- Agua Zarca tiene contratados -como guardias-paramilitares- a  reconocidos responsables de criminales que incluyen asesinatos, que han amenazado constantemente a dirigentes comunitarios, nacionales y a compañeras  comunitarias del COPINH y permanecen armados. Estos guardias-paramilitares incluso han sido detenidos por portación ilegal de armas como se demostró en las detenciones de uno de ellos el 28 de diciembre del 2015, quienes cobijados por la impunidad y el poder influyente de la empresa DESA fueron puestos en libertad por una fiscal y jueza de Intibucá, abiertamente apoyados con diligencias  y dinero movilizando para eso al jefe de seguridad de DESA- PH Agua Zarca  Jorge Ávila, sin importar los antecedentes  delictivos como el de  asesinato en el caso de Bernardo  Pérez.” http://goo.gl/INbna

La denuncia de COPINH señalaba la responsabilidad de los financiadores de países europeos, centroamericanos y de Estados Unidos que estaban detrás de las empresas “hondureñas” constructoras. Fondo de Desarrollo de los Países Bajos FMO, el Banco Holandés, el Fondo Finlandes de cooperación industrial, el Banco Centroamericano de Integración Económica, las empresas Siemens y VoithHydro de Alemania, la USAID agencia de ayuda de EE.UU. y también de las constructoras e instituciones violadoras de los ordenamientos legales.

Las amplias protestas sociales al crimen de una muy destacada y estimada activista como Berta Cáceres, y la demanda de justicia, han estado acompañadas de valiosas condenas y lamentos de organizaciones internacionales como la ONU http://goo.gl/uT3q5A, la CEPAL http://goo.gl/bMeljH , la CIDHhttp://goo.gl/DZOvMb , e incluso del lamento hipócrita del gobierno mexicano http://goo.gl/ezhqMR (cómplice de similares asesinatos de activistas en México). E incluso de la sorpresiva visita al velorio de Berta de los Embajadores de la Unión Europea y de EE.UU. lo mismo que la revelación de que pidieron al Presidente de Honduras investigar este crimen en el tiempo más corto posible, de lo contrario tendrán problemas con el gobierno de Estados Unidos (Sic).http://goo.gl/q4h91e

El Presidente hondureño se apresuró a usar la proverbial retórica y declarar que: “He girado instrucciones a la Secretaría de Seguridad, a través del ministro Julián Pacheco, para que se active desde temprano la Unidad de Delitos Violentos y se trabaje en coordinación con el apoyo de Estados Unidos y probablemente de otros países que deseen colaborar para encontrar a los culpables y, repito, ponerlos a la orden de la justicia”. http://goo.gl/6caKV6

Los luchadores que acompañaron el ataúd señalaron con justa razón: “Berta no murió, el gobierno la mató”, “la lucha por la defensa del territorio y el medio ambiente sigue y sigue”.

Esa es una de las razones por lo que No Basta el Pésame, y la demanda de justicia no se limita a encontrar a los autores materiales, los autores intelectuales ya han sido señalados, se necesita justicia plena: ¡Desechar el proyecto hidroeléctrico de Agua Zarca!. Eso mostraría voluntad de enfrentar las otras amenazas latentes, eso era por lo que también luchó y dio la vida Berta Cáceres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario