viernes, 29 de abril de 2016

EL TERREMOTO - ECUADOR



EN MINGA CONTRUYENDO SOLIDARIDAD, ¡AVANZAMOS!
EL TERREMOTO - ECUADOR
Tras el terrible sacudón de la naturaleza que destruyó a casi dos provincias enteras, la solidaridad del pueblo ecuatoriano se manifestó espontánea desde el primer momento.  Se expresó en voluntariado para el rescate de cadáveres y sobrevivientes y en donaciones otorgadas desde los niveles más pobres de la población.
Lamentablemente, el gobierno nacional que movilizó aunque tarde a sus FFAA y su policía, optó por detener a los vehículos que se trasladaban a los lugares del desastre, para conminarles a entregar los insumos que se donarían, luego de lo cual enfundaban en bolsas con la etiqueta del gobierno, y algo más grave aún, la ayuda no llega a todos los rincones afectados.
Triste comportamiento de un gobierno cuya imagen hacia el mundo exterior es la de un gobierno “socialista”.
A renglón seguido y con el pretexto de recaudar fondos para la reconstrucción, eleva el IVA del 12% al 14%, impuesto que va dirigido al consumidor, al pueblo llano.  Todos sabemos que el desfinanciamiento del Presupuesto General del Estado es astronómico y que el gobierno busca dinero desesperadamente. Hay, pues, el legítimo temor de que ese dinero y cualquier otro que se recaude, lejos de destinarse a la ayuda al pueblo damnificado, sirva para llenar los huecos de un presupuesto desfinanciado, fruto del despilfarro y la corrupción.
La propuesta de crear un Fideicomiso para el manejo de esos fondos es respondida desde el discurso presidencial, como un intento de los “notables” de la oligarquía para farreárselos. Como si no fuera perfectamente factible conformarla con representantes de los trabajadorexs, los campesinxs, mujeres, educadores y  estudiantes de la patria.
A la propuesta de reducir el tamaño de un Estado inflado, suprimiendo ministerios inútiles y prescindibles, la respuesta es que no los hay.  Para este gobierno es válido contar con algún ministerio del Buen Vivir, que el pueblo ha calificado de ministerio de la felicidad. Espacio en que la labor de los burócratas es ni más ni menos que meditar.
Para completar el panorama, el Presidente, presente con mucha actividad en los lugares del desastre, increpa a quienes gritan por agua y los amenaza con apresarlos.  Prohíbe llorar, salvo que sea por los muertos, como si ante el desastre y la desolación debiera imponerse límites a la expresión del dolor.
Las organizaciones sociales ecuatorianas, desde nuestras convicciones seguimos adelante, comprometidas con el pueblo afectado, con mujeres, niños y niñas que hoy más que nunca nos necesitan.
Con la solidaridad de nuestro pueblo y del mundo, avanzamos a los lugares en donde no ha llegado ayuda.
MINGA POR LA RE CONSRTUCCIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario