lunes, 25 de junio de 2012

Cumbre del G-20, ilegítima y antidemocrática, señalan ONG


Carolina Gómez Mena
Julieta Paredes, representante de Feministas Comunitarias de Bolivia, durante su participación en el seminario Alternativas al G-20, realizado en el DF, en el que participaron grupos civiles de varios paísesFoto Francisco Olvera
Periódico La Jornada
Sábado 16 de junio de 2012, p. 37

Exigen que no se impongan a la ONU las conclusiones del encuentro

Organizaciones sociales y campesinas expresaron su rechazo a la cumbre del Grupo de los 20 (G-20), pues aseguraron que es ilegítima, antidemocrática y excluyente, además de que sus líderes son incapaces de presentar propuestas que solucionen la crisis actual, pues el grupo está integrado por los mismos países cuyos gobernantes y corporaciones trasnacionales han ocasionado las recurrentes problemáticas económicas, financieras y sociales en el mundo.
Al concluir el seminario internacional Alternativas al G-20, los participantes aseguraron que ese grupo y sus políticas están en favor de los grandes consorcios empresariales, no de los pueblos ni de sus intereses, por lo que no podrán ni quieren tomar medidas –ni en esta cumbre ni en la de Río+20– para proteger el planeta de un desastre ambiental, porque lo que privilegian es el capital.

La boliviana Julieta Paredes, de Feministas Comunitarias, señaló que el G-20 no tiene autoridad para arrojarse la libertad de querer dictar recetas globales. Precisó: al G-20 le decimos que es un grupo de inútiles que no va a resolver las crisis de los pueblos porque ni siqueira ha podido solucionar los problemas financieros de sus integrantes.

Destacó también la importancia de las mujeres, las cuales –dijo– somos la mitad de todo, y por lo tanto también la mitad de las soluciones, e insistió en que al G-20, que se reúne el 18 y 19 de junio en Los Cabos, Baja California Sur, no le creamos.

Blanca Chancoso, líder indígena de Ecuador, destacó que los pueblos deben cuidarse, porque tras estos encuentros nos sorprenden con sus conclusiones, y no de forma positiva, sino todo lo contrario, porque van contra los intereses de los pueblos, sobre todo de los originarios.

También consideró que el G-20 es ilegítimo, porque sus líderes están fuera de la realidad de los pueblos y van contra sus constituciones; aplican medidas que empobrecen... en el G-20 y en Río+20 los gobiernos y las empresas sólo ven por sus economías y capitales, y nos dejan fuera. Esta reunión es sólo para legitimar las políticas depredadoras.

Lacy Macauley, del movimiento Occupy Washington DC, y Shimri Zameret, de Occupy London, destacaron el papel que han jugado los jóvenes en la demanda de un cambio radical del sistema , así como el uso de Internet y de las redes sociales para exponer la verdad acerca de los intereses de estos grupos, que intentan regir el mundo con las políticas que han fracasado.

Zameret criticó que el G-20 quiera controlar la vida de nuestra generación en todo el mundo, e insistió en que es ilegítimo y antidemocrático, porque son sólo las economías más avanzadas y algunas emergentes; que nos involucren, necesitamos un G-7 mil millones.

El ambientalista ruso Vladimir Slivyack destacó que el cónclave tiene como propósito buscar los mecanismos para ayudar a la corporaciones causantes de las crisis, no a los pueblos”, mientras Víctor Suárez, en representación de México, refirió: no reconocemos la legitimidad del G-20 y exhortamos a sus jefes de Estado y de gobierno a que las recomendaciones del cónclave no sean impuestas a la ONU.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/06/16/sociedad/037n1soc#texto

No hay comentarios:

Publicar un comentario